Categories
Comunidad Historia La Romana Publicación Destacada

Recuerdos Del Mercado De La Romana En La Década De Los Años 50

Recuerdos Del Mercado De La Romana En La Década De Los Años 50

Historia De La Romana.- Del viejo Mercado Municipal tengo recuerdos imborrables en mi memoria. Del espacio abierto frente a la Ferretería Romana de Ulises Flaquer, donde era quemado el Judas cada Sábado de Gloria a las 10 de la mañana y donde tenía lugar el Palo Encebao en las fiestas patronales.

Donde habían varias argollas de hierro para amarrar burros, caballos y mulos que cargaban alimentos variados para vender allí y donde mas tarde establecería el bar “Las Tres T” Tomasito Martinez.

Del reguero de víveres en pleno suelo en la calle del norte y las pilas de naranjas (chinas) vendidas por docenas o cientos (y las agrias no se pagan), de los rejones vendiendo gallos y gallinas en pié al ojo, a 30 o 35 centavos según el tamaño, las mesitas con huevos a dos cheles la unidad, a 3 por 5, a 8 la docena y a chele los chasqueados.

Al frente los almacenes de Negro Florencio y Amable Castillo, una sala de billar, la sastrería de Sansur y el colmado El Pescado de Amador Pons en la esquina.

En la nave interior del mercado las casetas de carnicería y ventas de pescado y las mesetas de ají, tomate, orégano y demás hierbas para sazonar, otras con guayos, pilones, anafres, coladoras de café y cuantas vainas imaginables para uso del hogar, otras con hojas para tes y baños, otras con jengibre, otra con cuadros de santos, en un rincón Papín el sombrerero y al lado el flaco que reparaba sombrillas y paraguas.

En otra ala estaban las fondas con su menú variado de mondongo, sopa, sancocho, bacalao y la estelar bandera dominicana, con el económico “por arriba” de concón, habichuela y salsa. Al oeste y frente al almacén de Hilari estaba la hilera de fritura con Laita y Ramona en mis recuerdos y aquellos bacalaitos, arepitas, empanadillas, bofe, chicharrón , longaniza, morcilla y demás exquisiteces.

En la parte sur había una o dos casetas a manera de ” barras” que ofrecían unos vasos gigantes de leche batida con vainilla y espolvoreados arriba con canela por cinco cheles, eso se combinaba con un ajoga guardia, conconete, masita o borracho y resuelto desayuno o cena.

Había en esa ala también un par de colmaditos y allí se estableció El 5 y 10, primera quincallería de La Romana, propiedad de Rafael Solano.

En aquel reperpero citadino hay que incluir los carretilleros y carreteros que se la buscaban acarreando compras a ventorrillos, colmaditos y casas de familia igual que billeteros y quinieleros que se apostaban en los alrededores.

Esa estampa de principios de los años 50 quedaría trunca sin colocar en la esquina el colmado de los chinos Jacui y Fermín.

Con el tiempo el mercado fue ampliado, cambió esta característica y a su alrededor surgieron otros negocios desapareciendo otros

Por: Rafelito Torres
Fuente: La Romana Calle Arriba Calle Abajo
Fotografía: Rafael Mariano