Categories
Artículos Publicaciones Recientes

Jose Padua Falet, orgullo de La Romana

Jose Padua Falet

A partir del ajusticiamiento del tirano en el año 1961, las reprimidas fuerzas democráticas del país que habían permanecido calladas durante 32 largos años, dieron un paso hacia adelante formando sindicatos obreros, asociaciones de profesionales, organizaciones estudiantiles, etc.

La Romana, que había jugado un rol importante en la lucha contra la tiranía, especialmente durante la huelga obrera de 1946, fue una de las primeras ciudades del país que se lanzó a las calles a reclamar las libertades que por tantos años se le habían negado a la nación; una pléyade de hombres y mujeres dejaron sentir su voz y empezaron a accionar en ese sentido.

Una de esas personas fue José Padua Falet, a quien el pueblo cariñosamente llamaba Josesito Padua. Josesito nació en el batey Higueral, La Romana, el 17 de enero de 1925.

Fueron sus padres José Padua Guerrero y doña Altagracia Falet de Padua. Al momento de la caída de la dictadura, se desempeñaba como Supervisor de Cultivos del Central Romana. De reconocida militancia anti trujillista, fue dirigente local del Movimiento Revolucionario 14 de Junio.

Cuando los obreros del Central empiezan a organizarse en diferentes sindicatos y asociaciones, inmediatamente se integra a lucha sindical y es uno de los principales propulsores para formar la Asociación de Empleados del Central Romana Corporation & Central Romana By-Products.

Pero sus esfuerzos no se detienen con la creación de la asociación de empleados, sino que sus metas iban mas allá, por lo que empieza a movilizarse junto a otros dirigentes sindicales, para unificar todas las fuerzas obreras del Central Romana en un sindicato único.

Sus esfuerzos en esa dirección fueron un éxito y junto a otros líderes crean el Sindicato Unido de Trabajadores del Central Romana Corporation y Central Romana By-Products, Inc. En el país se respiraban aires nuevos de democracia y libertad.

Las aspiraciones democráticas de los dominicanos se ven recompensadas cuando sube a la presidencia del país el profesor Juan Bosch. Lamentablemente este nuevo amanecer democrático no dura mucho tiempo, y a los 7 meses de inaugurado, el 25 de septiembre de 1963 un golpe de estado da al traste con el gobierno y con la institucionalidad.

La Agrupación Política 14 de Junio, ante esta nueva realidad decide tomar el camino de la lucha armada, fiel a los pronunciamientos de su líder máximo, el doctor Manolo Tavárez Justo quien meses atrás en un discurso frente al Altar de la Patria sentenció: “señores de la reacción, si imposibilitan la lucha pacífica del pueblo, el “14 de Junio” sabe muy bien dónde están las escarpadas montañas de Quisqueya”.

José Padua Falet, fiel a sus principios y a su militancia revolucionaria se integra a las guerrillas que lucharon por restablecer el orden democrático en nuestro país. Formó parte del frente Mauricio Báez que operaba en el Este del país, y cae abatido un 15 de diciembre de 1963 en la loma La Berrenda cercana a la comunidad de Miches.

Testigos presenciales afirman que Josesito junto a otros compañeros fue capturado con vida y que ulteriormente fueron cobardemente asesinados por las fuerzas golpistas.

Su cadáver pudo ser rescatado gracias a las gestiones de sus compueblanos Guido Rijo, Jose Anibal Duran y sus hermanos Amador y Diego Padua. Finalmente el 19 de diciembre de 1963 en horas de la noche, sus restos llegan a su querido pueblo e inmediatamente fueron conducidos al campo santo de la calle Duarte para darle cristiana sepultura en el panteón familiar.

Decenas de personas hicieron acto de presencia en el cementerio, a pesar de la fuerte presencia policial. Numerosas personas fueron apresadas en el lugar mientras se efectuaba el funeral.

El Congreso Nacional en nombre de la República, mediante la Ley 150-04 declaró a José Padua Falet y a sus compañeros caídos “Mártires de la Patria”.

Artículo gracias a La Romana Calle Arriba Calle Abajo