Categories
Arte y Cultura Curiosidades Historia Mark Rumors Publicaciones Recientes

El Cassette: 60 años de un formado que llenó toda una época entre 1970 y 1990

El Cassette: 60 años de un formado que llenó toda una época entre 1970 y 1990

La Romana, R.D.- La nostalgia por el pasado nos hace remembrar, valorar y sobre todo, recordar a las generaciones posteriores que todo lo existente tuvo un origen previo que resulta importante conocer.

En el caso de este artículo, nos enfocaremos en la creación del cassette que la Real Academia de la Lengua Española define como una cajita de material plástico que contiene una cinta magnética para el registro y reproducción del sonido o en informática, para el almacenamiento y lectura de la información digitalizada.

El cassette entró en popularidad comercial en La Romana a inicio de la década de 1970 y se extendió hasta 1990, aunque de uso personal hay datos que citan su adquisición para 1965 (tres años después de su creación).

¿Qué hubo antes del cassette?

En 1935, AEG lanzó la primera grabadora de cinta de carrete a carrete con el nombre comercial “Magnetophon”. Se basó en la invención de la cinta magnética por Fritz Pfleumer en 1928. Estas máquinas eran muy costosas y relativamente difíciles de usar y, por lo tanto, eran utilizadas principalmente por profesionales en estaciones de radio y estudios de grabación.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la tecnología de grabación en cinta magnética proliferó en todo el mundo. En los EE. UU., Ampex, utilizando equipos obtenidos en Alemania como punto de partida, comenzó la producción comercial de grabadoras de cinta.

Usadas por primera vez en estudios para grabar programas de radio, las grabadoras encontraron rápidamente su camino en las escuelas y los hogares y ya para 1953, cerca de 1 millón de hogares en EE.UU. tenían máquinas de cinta.

En 1958, después de cuatro años de desarrollo, RCA Victor presentó el cartucho de cinta RCA estéreo, de un cuarto de pulgada, reversible y de carrete a carrete.

El cartucho era grande, de 5 x 7 1/8 x 1/2 pulgadas (127 x 197 x 13 mm), y se ofrecieron pocas cintas pregrabadas. A pesar de las múltiples versiones, fracasó.

El uso de máquinas de cinta magnética por parte de los consumidores despegó a principios de la década de 1960, después de que las máquinas de reproducción alcanzaran un diseño cómodo y fácil de usar. A esto ayudó la introducción de transistores que reemplazaron los voluminosos, frágiles y costosos tubos de vacío de diseños anteriores. La cinta de carrete a carrete se volvió más adecuada para uso doméstico, pero siguió siendo un producto esotérico.

A inicios de 1960, Philips Eindhoven encargó a dos equipos diferentes que diseñaran un cartucho de cinta para una cinta más delgada y estrecha en comparación con la que se usaba en las grabadoras de cinta de carrete a carrete. En 1962, la división de Viena de Philips desarrolló un casete de un solo orificio, adaptado de su nombre descrito en alemán Einloch-Kassette. El equipo belga creó un cartucho de dos carretes similar a un diseño RCA anterior, pero mucho más pequeño.

Philips seleccionó el cartucho de dos bobinas como ganador y lo presentó en Europa el 30 de agosto de 1963 en el programa de radio de Berlín y en los Estados Unidos (bajo la marca Norelco) en noviembre de 1964. El nombre de la marca Compact Cassette surgió como año después. El equipo de origen holandés y belga de Philips estuvo dirigido por el holandés Lou Ottens en Hasselt, Bélgica.

Philips también ofreció una máquina para reproducir y grabar casetes, la Philips Typ EL 3300. Un modelo actualizado, Typ EL 3301, se ofreció en los EE. Estados Unidos solo y Japón pronto se convirtieron en la principal fuente de grabadoras. En 1968, 85 fabricantes habían vendido más de 2,4 millones de reproductores. A fines de la década de 1960, el negocio de los casetes tenía un valor estimado de 150 millones de dólares. A principios de la década de 1970, las máquinas de cassette compactas superaban en ventas a otros tipos de máquinas de cinta por un amplio margen.

Philips estaba compitiendo con Telefunken y Grundig (con su formato DC International) en una carrera para establecer su cinta de casete como el estándar mundial, y quería el apoyo de los fabricantes japoneses de productos electrónicos. El casete compacto de Philips se volvió dominante como resultado de que Sony presionó a Philips para que les otorgara la licencia del formato de forma gratuita.

En los primeros años, la calidad del sonido era mediocre, pero mejoró drásticamente a principios de la década de 1970, cuando alcanzó la calidad de la cinta de 8 pistas y siguió mejorando. El casete compacto se convirtió en una alternativa popular (y regrabable) al LP de vinilo de 12 pulgadas a fines de la década de 1970.

Popularidad a partir de 1970

La producción en masa de casetes compactos “en blanco” (aún no grabados) comenzó en 1964 en Hannover, Alemania. Los casetes de música pregrabados (también conocidos como Music-Cassettes, y más tarde solo Musicassettes; M.C. para abreviar) se lanzaron en Europa a fines de 1965. Mercury Record Company, una filial estadounidense de Philips, presentó M.C. a los EE. UU. en julio de 1966. La oferta inicial consistió en 49 títulos.

Sin embargo, el sistema había sido diseñado inicialmente para dictado y uso portátil, con la calidad de audio de los primeros reproductores no muy adecuada para la música. Algunos de los primeros modelos también tenían un diseño mecánico poco fiable.

En 1971, Advent Corporation presentó su pletina de cinta Modelo 201 que combinaba reducción de ruido Dolby tipo B y cinta de óxido de cromo (IV) (CrO2), con un mecanismo de transporte de cinta de grado comercial suministrado por la división de cámaras Wollensak de 3M Corporation. Esto dio como resultado que el formato se tomara más en serio para uso musical y dio comienzo a la era de los casetes y reproductores de alta fidelidad.

Si bien el nacimiento y crecimiento del casete se inició en la década de 1960, su momento cultural se dio durante las décadas de 1970 y 1980. La popularidad del casete creció durante estos años como resultado de ser una forma más efectiva, conveniente y portátil de escuchar música. Las caseteras estéreo y los estéreos portátiles se convirtieron en algunos de los productos de consumo más buscados de ambas décadas. Las grabadoras de bolsillo portátiles y los reproductores de alta fidelidad (“hi-fi”), como el Walkman de Sony (1979), también permitieron a los usuarios llevar su música a cualquier parte con facilidad. La creciente facilidad de uso del casete llevó a su popularidad en todo el mundo.

Entre 1985 y 1992, la cinta de casete fue el formato más popular en el Reino Unido y los sellos discográficos experimentaron con diseños de empaque innovadores. Un diseñador de la época explicó: “Había tanto dinero en la industria en ese momento que podíamos probar cualquier cosa con el diseño”. La introducción del sencillo en casete, llamado “cassingle”, también fue parte de esta era y contó con un sencillo musical en forma de casete compacto.

Hasta 2005, los cassettes seguían siendo el medio dominante para comprar y escuchar música en algunos países en desarrollo. No obstante, todo cambió con la llegada de los discos compactos (CD) y con ésta, el inevitable reemplazado del cassette.

Importante precisar que el Disco Compacto surgió originalmente en Agosto de 1982 y comenzado a usarse comercialmente en Japón desde Octubre del citado año y desde Marzo de 1983 para Europa y EE.UU. En nuestro país (vía Estados Unidos), llegó en 1985 (tanto comercial como en grabaciones de artistas).

Actualmente, algunos países de Europa aún lanzan producciones en cassettes junto a su versión en vinilo, ya que el CD, con todo y la llegada del MP3 (archivo de audio comprimido), todavía sigue siendo popular y dominante en el mercado de la música, pero ésa, será otra historia que les contaré en otra oportunidad.

Por Marcos Sánchez
Contacto: [email protected]