Categories
Historia La Romana Noticias Locales Publicación Destacada

Cosas que se roban en los cementerios de La Romana

Cosas que se roban en los cementerios de La Romana

La Romana, R.D.- Desaprensivos aprovechan el deterioro de la pared perimetral, la oscuridad de la noche o el descuido de vigilancia del día en la parte noroeste del cementerio para profanar tumbas y cometer actos reñidos con la ley.  

Por ese lado del cementerio, que colinda con una cañada y viviendas la pared hace más de 15 años que están en el suelo, algunos tramos por la construcción de casas y porque se han caído debido a las condiciones del suelo.

Familiares de fallecidos informaron que los antisociales entran al cementerio y rompen las puertas de hierro que cubren los panteones y niños para venderlas a metaleros.

Debido a la facilidad con que las personas entran y salen en esa parte del cementerio, algunas personas afirman hay quienes utilizan el lugar para consumir sustancias prohibidas y tener relaciones sexuales.

“Son piperos (drogadictos) que hacen eso, ellos entran con pico y rompen los hierro y después lo venden por chilata”, dijo Nélsido Agüero, uno de los afectados.

Explicó que a veces rompen los hierros para llevarse “caballá” como velones, marcos de retratos y hasta flores.

Por su lado, Felipe Álvarez, informó que los pillos se robaron la puerta del niño de su familia y tuvo que invertir 30,000 pesos para reponerla. Indicó que esa parte del cementerio es tierra de nadie a pesar de estar tan cerca de la administración.

“Yo le hice una carta a la administración, me la sellaron y lo que me dijeron fue que la luz es un problema y a veces mandan a la gente (la seguridad) y no hacen un esfuerzo”.

Manifestó que esas acciones no ocurren en otras partes como las zonas donde están las tumbas de José Francisco Peña Gómez, Joaquín Balaguer y otras personas famosas, porque en algunas de esas zonas hay vigilancia y cámaras.    

Afirmó que eso es un desastre porque hay que romper las cajas porque si no se las roban, y echan los huesos en funda para llevarse las casas y luego venderlas.

“Uno no puede llevar una gente para hacer un trabajo en su nicho porque hay un sindicato que no lo permite, yo no sé cómo la Alcaldía permite eso”, dijo Alvarez.

Igual ocurría en la parte noreste, pero la Alcaldía levantó una pared que protege esa parte y ya la gente no entra al camposanto como era una costumbre.

Diario Libre buscó el parecer de la administración sobre la problemática y la secretaria informó que había que ir al mercado nuevo a buscar información porque ahí está la persona que se encarga de los cementerios. Tampoco en la Alcaldía se pudo conseguir una versión del tema pese a la solicitud que se le hizo.

Fuente: Diario Libre